¡Todavía existen personas honradas!

La afirmación del título me da tristeza y ya les cuento porque. El viernes pasado le paso algo bastante desagradable a mi hermana. Estando detenida en el carro en un semáforo en la séptima, a la altura de la Universidad Javeriana, en el sentido sur – norte, un tipo comenzó a mirar descaradamente a través del vidrio de la ventana del pasajero como buscando cosas de valor, un bolso o cualquier cosa que robar. Mi hermana algo asustada solo esperaba que cambiase el semáforo ya que habían carros atrás de ella y no se podía mover. Justo en el momento en cambia el semáforo, este tipo usando algo como una bujía, rompe el vidrio, se mete de cabeza en el carro y saca de debajo del asiento el bolso y sale caminando como si nada. Mi hermana del susto no alcanza a reaccionar entre asustada y presionada por los demás carros que comienzan a pitar no tiene mas para hacer que arrancar. En el bolso tenia un celular, dinero, todos los papeles (tarjetas de crédito, débito, cédula y demás) y las llaves del apartamento. Al cabo de un rato cuando por fin puede entrar al apartamento y puede llamar a bancos y demás a bloquear cuentas y tarjetas, me llama todavía asustada y me cuenta la historia; yo estaba llegando de un viaje a Medellín por trabajo (razón por la cual he tenido algo abandonado el blog). Ya sin mucho que hacer la calmo un poco y quedamos para al día siguiente encontrarnos para que la acompañe a hacer las vueltas de bancos, cambiar la cerradura del apartamento, poner el vidrio y la película de seguridad para que no vuelva a pasar algo así, al fin y al cabo no le paso nada a ella, fuera de unas pequeñas cortadas debido a los vidrios que saltaron por todos lados, lo demás se puede recuperar y el dinero no fue mucho.

Hasta aquí es una historia que desgraciadamente se repite todos los días, en especial a cualquier mujer que ande sola en su auto y por ciertas zonas de la ciudad aunque supongo pasa en toda Bogotá. Pero lo sorprendente es lo que paso después. Resulta que mi hermana recibe la llamada de una persona desconocida quien dice tener el bolso con todas sus cosas, y este personaje le cuenta esta historia. Justo después del robo cuando el ladrón estaba cruzando la séptima, este personaje anónimo quien venia en su moto en sentido norte – sur y que vio lo que estaba pasando decide instantáneamente echarle la moto encima al ladrón y recuperar el bolso, pero mi hermana ya no estaba por allí, así que registra el bolso en busca de alguna identificación y usa el celular para llamar a alguno de los número registrados en la memoria y ubicar a la dueña de las cosas. Después de dos o tres llamadas obtiene el teléfono fijo de mi hermana y la contacta para devolverle el bolso. No les parece que este personaje es un verdadero “héroe anónimo”, no solo recupero las cosas sino que al día siguiente fue hasta el apartamento de mi hermana y le devolvió el bolso sin aceptar nada a cambio y en palabras de él, lo hace porque alguna vez en la vida lo atracaron y a pesar que había gente que vio lo que pasaba, nadie hizo nada. Así que ahora, cada vez que es testigo de alguna situación en la que puede ayudar lo hace sin esperar nada a cambio.

Cada vez que mi hermana cuenta esta historia a alguien, la gente exclama ¡Todavía existen personas honradas!, y no les parece que es el colmo, la expresión parece indicar que la mayoría de la gente no es honrada y al parece ni siquiera los que pronuncian esas palabras ya que tal vez no muchos estén dispuestos a hacer lo que hizo este personaje anónimo. La desidia ante todas las cosas que nos rodean no conlleva un futuro mejor, como esperamos que las cosas en general cambien si nosotros no contribuimos a hacer lo que se debe hacer como lo hizo este personaje quien a riesgo de su propia seguridad hizo algo por evitar un robo. No les parece que si todos fuéramos más solidarios con la gente a nuestro alrededor este tipo de cosas no pasaría, tal vez los ladrones que usan este tipo de estrategias de robo lo pensarían dos veces porque cualquiera estaría dispuesto a hacer algo para evitar que alguien más sea robado. Qué opinan?